#1/acá entre nos

Mi prima-vera: una verdadera tragedia

Cuando vi el tema de la revista, inmediatamente lo asocié con la historia que les voy a contar. Cuando era pequeña (bueno, la verdad es que nunca fui pequeña porque siempre fui más alta que los demás niños) siempre quise festejar el primer día de la primavera como lo hacían otros niños.

En Polonia tenemos una fiesta que se llama “Lany poniedzialek”. Es el primer lunes de la Pascua y la manera de festejarlo es muy rara. La tradición viene de tiempos paganos. Todos (al menos los más valientes) salen a la calle armados con toda el agua que puedan cargar. Luego la batalla comienza. Se hace todo lo necesario para mojar al enemigo, un desconocido o también a un amigo, no importa. Estas batallas de agua están relacionadas con prácticas paganas muy antiguas. El agua simboliza la naturaleza, el despertar de la vida, y la energía de la tierra. En pocas palabras, el agua es el florecimiento, lo nuevo, la primavera. Hoy en día los chicos mojan a las chicas para demonstrarles su interés.

Bueno, pero regresando a mi historia. Mi mama pensó que tal vez yo era demasiado joven para andar sola por el parque con un cubo lleno de agua en una mano y en la otra una pistoleta de agua. Ella tampoco tenía tiempo para ir conmigo y cuidarme porque mi hermano era muy pequeño.

Afortunada o desafortunadamente esa Pascua jamás la olvidaré (aunque me encantaría). La festejábamos con mis abuelos. Yo siempre fui la nieta favorita de mi abuelo, quien decidió entonces cuidarme en el parque. Cuando salimos de casa yo estaba muy emocionada. En el parque encontramos a muchos niños con juguetes de agua, pero nadie se interesaba en mí. No sé porqué (tal vez la razón era que era una niña muy fea) pero cada vez que corría para por lo menos platicar con algún niño, el escapaba. Dos horas después estaba decepcionada y lo que es más triste, completamente seca. Junto con mi abuelo decidimos regresar a la casa.

Cuando estábamos cerca del edificio en el que vivía mi abuelo, recordó que tenía que comprar algo en el kiosco. Me dejó sola por unos dos minutos y eso fue suficiente para hacer de “Lany poniedziaek” la fiesta que más odio hasta ahora. Estaba esperando a mi abuelo cuando de repente sentí que alguien me picó con el dedo. Luego todo pasó muy rápido. ¡Me quitaron mi bicicleta y me mojaron con no uno, no dos, pero tres enormes cubos de agua helada como el clima en Polonia! Lo que recuerdo hasta ahora es que a causa de esto estuve enferma durante dos semanas y además perdí mi bicicleta favorita.

Les aconsejo a padres y abuelos tener mucho más cuidado con los deseos de sus niños y nietos. 🙂

Anuncios

Un pensamiento en “Mi prima-vera: una verdadera tragedia

  1. Felicidades!!!… al fin notaron tu prescencia… para eso, para hacerte notar siempre tendrás que presentarte sola y vulnerable con un acompañante como anzuelo, en ese entonces… tu bicicleta… y ahora?… cuéntanos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s